Leonora llega a Navarra.

Imagen

Los pasos de la gira del año verdiano con la ópera Il Trovatore, me traen hasta Pamplona, con  un reparto excepcional (Eduardo Sandoval, Ismael Pons, Renata Lamanda y Rubén Amoretti), junto a la orquesta Sinfonica de Navarra y el coro AGAO, al mando de dos maestros sublimes como son Jose Miguel Perez Sierra e Ignacio Garcia.  

Leonora, es un rol de arriesgada vocalidad. Es difícil de encasillar y muy extenso musicalmente, sobretodo su cuarto acto, donde Verdi no solamente se explayó con su maravillosa aria D’amor sul ali rosee, sino que completó con números de coro, cavalettas, dúo con el barítono, y por supuesto… el final de la ópera. Una trepidante sucesión de momentos que no dejan frío a nadie. Imposible no sentir emoción con este personaje. Leonor de Alburquerque (casualmente, un titulo nobiliario extremeño, de mi tierra natal…) por el dramaturgo español García Gutiérrez, autor de la novela que inspiró el libreto de esta ópera, es una dama de la reina de Aragón, que está prometida con el Conde de Luna, pero se ha enamorado de un trovador que acude por las noches a su balcón a cantarle, Manrico, que casualmente es hermano del Conde sin saberlo. 

La trama se complica, Manrico es condenado a muerte, pero Leonora decide salvarlo, comprando su libertad a cambio de su cuerpo. Lo que el Conde de Luna no sabes es que Leonora  se ha envenenado y morirá lentamente antes de ser suya. 

Personje femenino, de psicología bipolar, a veces angelical e irreal. Parece transportada de otro mundo sobre una tierra hostil, manchada de sangre en plena guerra civil. Pero a veces realista, decidida, fuerte y poderosa en sus sentimientos. 

Auditorio Baluarte de Pamplona. 25 de octubre a las 20.30 y 27 de octubre a las 19:00 .