Musika-Música 2014

Musika-Música es un festival internacional de música celebrado de forma anual en Bilbao. La característica principal del Festival es su carácter temático ya que en cada una de sus ediciones las actuaciones se centran en una época, estilo o compositor concreto.
Cada edición atrae a un importante número de intérpretes y orquestas del más alto nivel de muy variada procedencia al Palacio Euskalduna, donde tiene lugar el evento.

Musika-Música se enmarca en una iniciativa internacional que tiene su origen en “La Follee Journée” de Nantes (Francia), y que se extiende con éxito a otras ciudades como Tokio (Japón), Río de Janeiro (Brasil) y Varsovia (Polonia).

Este año,Beethoven y Brahms, dos grandes genios de la música alemana y consecuentemente universal, han venido a encontrarse en la edición de 2014, que se ha cerrado con una ocupación de más de 35.422 localidades, vendidas para los cerca de ochenta conciertos celebrados durante los días 7, 8 y 9 de marzo.

Imagen

Tras mi participación el año pasado junto a la Orquesta Sinfónica del Vallés en un programa de romanzas de zarzuela, este año he participado en dos ocasiones,interpretando en cada uno de ellos a sendos compositores homenajeados durante esta edición. He vuelto a hacer Egmont de Beethoven junto a la OCG el maestro Antoni Ros Marbá y el recitador Rafael Taibo. Y una ocasión especialísima de conocer al tenor Gustavo Peña compartiendo una liederabend junto a mi querido y admirado Rubén Fernández Aguirre. Gustavo hizo una primera parte de lieder seleccionados de Beethoven y yo una segunda con canciones de Brahms.

Brahms, que  compuso canciones para voz y piano a lo largo de toda su vida, y que es uno de los más importantes representantes de la corriente del Lied alemán, utiliza textos muy variados, que abarcan desde poemas de los grandes clásicos alemanes, como Goethe, hasta poetas contemporáneos. Fue una gran suerte estudiar toda esta literatura con Rubén , analizando los textos y comprendiendo la psicología interna de cada uno de ellos.

Brahms fue un gran maestro en este género, probablemente en el que expresó sus sentimientos íntimos con más facilidad. Las canciones de Brahms se caracterizan por la riqueza de su armonía, una perfecta unidad entre texto y música, y aunque encontramos una inmensa variedad, predominan las que muestran un carácter nostálgico y otoñal que se ha asociado a este músico, como es el caso de Wie Melodien zeiht es mir leise durch den Sinn (op. 105 nº 1), Immer leiser wird mein Schlummer (op. 105 nº 2) o la maravilla de obra de arte Von ewiger liebe (Del amor eterno) op. 43 nº1.

También disfrutamos  con otras de carácter más popular, Zigeunerlieder (Canciones gitanas) op.103 que arrancaron el aplauso del público, entregado y efusivo.

Y como final, la conocida mundialmente y bellísima Wiegenlied (Canción de cuna)Op.49/4.

Anuncios